Cynthia R. Ward, VMD, PhD

Department of Small Animal Medicine, University of Georgia College of Veterinary Medicine, 501 DW Brooks Drive, Athens, GA 30602, USA

La tirotoxicosis es un término utilizado para describir cualquier condición en la que hay una cantidad excesiva de hormona tiroidea circulante, ya sea por exceso de producción y secreción de una glándula tiroidea hiperactiva, fuga de una glándula tiroidea dañada, o por una fuente exógena.

En la mayoría de los pacientes veterinarios, la tirotoxicosis se produce por la hiperfunción de la glándula tiroides. El hipertiroidismo felino es una endocrinopatía común en gatos de mediana y avanzada edad y es la causa más frecuente de tirotoxicosis atendida por los veterinarios.

Aunque es menos común, los carcinomas tiroideos activos en gatos y perros también pueden provocar una tirotoxicosis grave.

La presentación clínica de la tirotoxicosis en pacientes veterinarios puede variar enormemente, desde los cambios bioquímicos asintomáticos hasta la enfermedad multisistémica potencialmente mortal. En los seres humanos, una forma de tirotoxicosis aguda se denomina tormenta tiroidea y es una causa de mortalidad significativa en las salas de urgencias humanas.

La tormenta tiroidea es poco frecuente y sus signos pueden pasar desapercibidos, lo que contribuye al alto grado de mortalidad asociado a esta enfermedad. En los seres humanos, la tormenta tiroidea puede producirse a cualquier edad. Puede estar presente tanto en pacientes eutiroideos como en pacientes hipertiroideos tratados o parcialmente tratados.

Aunque la tormenta tiroidea es un síndrome raro pero bien reconocido en medicina humana, no se ha descrito como una entidad clínica en medicina veterinaria. La mayoría de las veces, la tirotoxicosis aguda se diagnostica en gatos hipertiroideos, aunque también se dan casos de perros con carcinomas funcionales o después de una sobresuplementación accidental con hormona tiroidea. Al igual que en la medicina humana, el reconocimiento temprano de la tirotoxicosis aguda y el tratamiento agresivo pueden mejorar el resultado clínico de estos pacientes.