De igual manera que ocurre en el caso de los seres humanos, conocer lo básico en materia de primeros auxilios puede ser fundamental a la hora de actuar ante un accidente o dolencia sobrevenida que requiera de la realización inmediata de estas acciones básicas para salvar a nuestra mascota y darnos tiempo para trasladarlo al veterinario.

Por esta razón, desde Hospital Veterinario Tres Cantos, centro veterinario de referencia con servicio de urgencias 24 horas, nos gustaría daros algunas nociones de primeros auxilios para perros que os ayuden a saber actuar ante este tipo de situaciones.

Acciones básicas de primeros auxilios para perros

Una de las primeras acciones que deberíamos hacer siempre que nos sea posible, es llamar a un veterinario para explicarle la situación y que este nos indique las pautas concretas a seguir para darle la atención básica indispensable a nuestra mascota de camino a la clínica y que estén preparados para cuando lleguemos.

Heridas y hemorragias

En el caso de una herida sin sangrado, hemos de lavar la herida con agua oxigenada o agua y jabón para después aplicar un vendaje.

Heridas con hemorragia en perros

Ante una herida con hemorragia, debemos aplicar presión con una toalla o tela limpia durante un mínimo de 3 minutos tras los cuales podremos comprobar si la hemorragia se ha detenido.

En caso de que se trate de un sangrado severo y que no cesa debemos colocar más tollas o pañuelos sobre los ya aplicados, si es necesario, pero sin retirar los colocados previamente, ya que podríamos impedir la formación de un coágulo que detenga la hemorragia.

Quemaduras

Lavar la zona afectada con agua fresca y no vendarla si no disponemos de una pomada específica para quemaduras prescrita por un veterinario.

Tenemos que tener mucho cuidado en esta operación ya que es posible que nuestro perro pueda mostrarse agresivo como consecuencia del dolor.

Golpe de calor

Los golpes de calor son una afección grave provocada por una subida de la temperatura corporal de nuestra mascota que requieren de atención veterinaria urgente.

De camino al veterinario, tenemos que evitar la exposición al sol y podemos aplicarle un paño húmedo con agua a temperatura ambiente o templada en axilas, cabeza, cuello, ingles y almohadillas de las patas, donde también podemos aplicarle un poco de alcohol.

Asimismo, podemos ofrecerle agua fresca (nunca fría) por si quisiera beber, pero no debemos forzarle a hacerlo.

Otra medida puede ser abanicarlo o utilizar un ventilador a baja potencia para tratar de bajar su temperatura.

No es recomendable envolverlo con toallas mojadas y nunca debemos sumergirlo en agua fría.

Convulsiones

Si nuestra mascota está sufriendo convulsiones debemos despejar el área de muebles, objetos u otras mascotas, dejándole espacio y evitando que se pueda golpear con el mobiliario o que pueda reaccionar de forma agresiva. No debemos intentar sujetarla.

Una vez finalizado el episodio de convulsiones debemos tranquilizarlo y contactar con un veterinario.

Atragantamiento

Hemos de abrir su boca y con cuidado revisar su vía aérea en busca de cuerpos extraños que la estén obstruyendo e intentar extraerlos con precaución, ya que podríamos introducirlos aún más o provocar que nuestra mascota nos muerda.

Si no conseguimos extraer el objeto podemos levantar a nuestro perro de las patas traseras, quedando en una postura parecida a hacer el pino, lo que puede facilitar que nuestra mascota expulse el cuerpo extraño.

Maniobra Heimlich para perros

En una situación de atragantamiento total (con las vías respiratorias del todo obstruidas), en la que no tengamos tiempo de acudir al veterinario rápidamente, y como último recurso, emplearemos la maniobra Heimlich.

Para ello, rodearemos al animal con los brazos, situando nuestro puño envuelto con la otra mano en la boca del estómago del can, donde acaba el esternón, y realizaremos varias compresiones, teniendo mucho cuidado para no lastimar a nuestro perro.

Incluso si logramos que expulse el objeto hemos de acudir al veterinario, ya que esta maniobra no realizada por un profesional, es susceptible de causar rotura de costillas u otras lesiones internas.

Otras consideraciones de seguridad

Es importante mantener la calma y no estresar a nuestra mascota, lo que podría sobreexcitarla aún más y provocar que se haga daño a sí misma en un mal movimiento o, aunque se trate de un animal tranquilo y manso, a nosotros.

Por esta razón, no debemos abrazarla ni acercar nuestro rostro a su hocico, ya que puede revolverse y hacernos daño por culpa del miedo y el dolor.

Acudir siempre al veterinario es fundamental

Estas pautas básicas de primeros auxilios pueden resultar de gran utilidad para darle atención esencial a nuestra mascota ante un accidente.

Sin embargo, es importante que acudamos a un veterinario de urgencias en cuanto podamos, para que evalúe su estado y le proporcione el tratamiento que necesita.

Hospital Veterinario Tres Cantos, urgencias 24 horas en Tres Cantos y Madrid Norte

Nuestro hospital veterinario en Tres Cantos cuenta con un equipo de profesionales con alta cualificación y años de experiencia, así como con los últimos avances técnicos en nuestras amplias y modernas instalaciones, con los que darle a tu mascota la atención veterinaria que se merece.

Somos especialistas es urgencias y atención veterinaria de referencia, centrándonos únicamente en emergencias y casos de pacientes remitidos por otros centros veterinarios.